IMCP

Fundado en 1923 y conformado actualmente de 60 colegios de Contadores

IMCP_Tienda Conoce a tu Colegio

Publicaciones

  • Imprimir
  • youtube

INDICADORES ECONÓMICOS

De acuerdo al Libro Beige, el crecimiento económico en el país bajó levemente a un ritmo moderado desde principios de julio hasta agosto, debido en gran parte a un retroceso en las cenas, los viajes y el turismo en la mayoría de los distritos, lo que refleja preocupaciones de seguridad debido al aumento de la variante Delta y, en algunos casos, las restricciones de viajes internacionales. Otros sectores de la economía donde el crecimiento se desaceleró o la actividad disminuyó fueron aquellos restringidos por interrupciones de la oferta y escasez de mano de obra, en contraposición a la disminución de la demanda. Los sectores más fuertes de la economía incluyeron la manufactura, transporte, servicios no financieros y los bienes raíces residenciales. El crecimiento de las ventas minoristas no automotrices se desaceleró un poco en algunos distritos. La construcción residencial aumentó levemente, y la no residencial se recuperó en forma modesta. Las empresas de la mayoría de los distritos se mantuvieron optimistas sobre las perspectivas a corto plazo, aunque siguió una preocupación generalizada por las continuas interrupciones del suministro y la escasez de recursos. El empleo reportó aumento, aunque varió de leve a fuerte.

Todos los distritos notaron una gran escasez de mano de obra, algunos notaron que los horarios de regreso al trabajo se retrasaron debido al aumento en la variante Delta. Con una escasez de mano de obra, la mayoría de los distritos caracterizó el crecimiento salarial como fuerte. Se informó que la inflación se mantuvo a un ritmo elevado. Varios distritos indicaron que las empresas anticipan aumentos significativos en sus precios de venta en los próximos meses.

El Consejo de Gobierno del Banco Central decidió recortar las compras de bonos de emergencia durante el próximo trimestre que los aproximadamente EUR 80,000 millones mensuales en los dos últimos trimestres, sugiriendo una recuperación fuerte de la eurozona que requerirá menos apoyo. El consejo también reiteró su compromiso de mantener en funcionamiento el programa de EUR 1.85 billones hasta marzo de 2022 o más tarde, si es necesario, dejando abierta la discusión de cómo y cuándo poner fin al estímulo de emergencia. Los miembros decidieron mantener la tasa de depósito en -0.5% y dijeron que las tasas de interés no subirán hasta que las proyecciones muestren que la inflación es sostenible en el 2% y las presiones de precios subyacentes sean consistentes con ese objetivo. Un antiguo programa de compra de activos continúa a EUR 20,000 millones al mes. Los préstamos a largo plazo a los bancos seguirán respaldando los préstamos.

El Banco Central Europeo elevó sus previsiones de inflación para este año y los dos próximos. La de 2021 la subió a 2.2% desde el 1.9% esperado en junio. Para 2022 la aumentó a 1.7% desde 1.5%, y la de 2023 se elevó a 1.5% desde 1.4%. Los miembros del Comité esperan que los factores temporales que elevan la inflación general disminuyan o se salgan del cálculo de la inflación interanual en el transcurso de 2022. La proyección de crecimiento del PIB para este año se elevó a 5% desde 4.6%, citando una cifra de crecimiento más fuerte para el segundo trimestre. La perspectiva para el próximo año se redujo a 4.6% desde 4.7%, y para 2023 se mantuvo en 2.1%. El BCE consideró que los riesgos para las perspectivas económicas estaban equilibrados en términos generales.

Ver articulo completo, clic aquí.