IMCP

Fundado en 1923 y conformado actualmente de 60 colegios de Contadores

Publicaciones

  • Imprimir
  • youtube

Ernesto O´Farrill Santoscoy. Responsable del Índice Mexicano de Confianza Económica del IMCP.

Al conocer los resultados de las elecciones presidenciales en los Estados Unidos, los mercados financieros internacionales observaron una reacción negativa. La economía más grande del mundo presenta enormes retos que superar. La forma en que los mismos pueden enfrentarse depende entre muchos otros factores de como quedó el equilibrio de fuerzas entre la Casa Blanca y el Congreso, y de quienes serán sus protagonistas.

El resultado de las elecciones repite la situación actual. El Presidente Obama logró la reelección, pero el control de la Cámara de Representantes se mantiene en el ala más radical del Partido Republicano el Tea Party, y el Senado permanece en manos de los Demócratas.

Estados Unidos tiene una deuda equivalente al tamaño de su economía, más de USD$16 billones, y está generando un déficit en las finanzas públicas de más de USD$1 billón de dólares al año desde hace 4 años. 7% del PIB en el ejercicio 2011 – 2012. Se tienen programados, recortes en el Gasto del Gobierno a partir del primero de Enero, y vencen programas de incentivos fiscales, cuyo importe conjunto supera los USD$607 mm. equivalentes al 4% de su economía. Si las cosas se quedan como están, para el último día del año, la Economía de los Estados Unidos podría entrar a una nueva recesión a partir del primer trimestre del año entrante.

En este escenario, es probable que al arrancar el nuevo periodo Obama decida reemplazar a Timothy Geithner actual Secretario del Tesoro, quien hace cuatro años fue nombrado en el puesto, para sacar adelante la crisis financiera, lo que era el mayor reto de la Administración y para Geithner su mayor experticia. En nuestros días, el mayor reto es el fiscal y la dura negociación con los Republicanos.

Por esta razón se perfilan ahora dos principales candidatos para el Tesoro: Jack Lew,  actual Jefe del staff de la Casa Blanca, y Erskine Bowles; Co- Presidente de la Comisión presidencial del Déficit Fiscal en el Congreso, que se encargó de negociar y acordar con los republicanos  los recortes en el gasto que están programados para arrancar en este ejercicio a cambio del incremento de USD$2 billones en el techo de la deuda, hace un año.   Al arrancar el presente ejercicio, el pasado 1 de Octubre, el Congreso le extendió un nuevo incremento de medio billón de dólares al techo de la deuda, oxígeno apenas suficiente para los primeros seis meses.

Los republicanos seguirán empujando recortes en el gasto social (Medicare) y tratando de evitar los incrementos en los impuestos. Se opondrán tajantemente a los incrementos en los impuestos a las empresas y a los ricos, y buscaran afectar lo menos posible el gasto de armamento y militar. Del otro lado, los demócratas y la Casa Blanca estarán promoviendo subir los impuestos a los ricos, y a las empresas, subir los impuestos al consumo  y el impuesto a los cigarros, al alcohol y a la gasolina, y el lograr un importante recorte en el gasto militar, evitando tocar los programas sociales.

Más adelante, para finales de enero del 2014, termina el mandato de Ben Bernanke como Presidente de la Reserva Federal. Es probable que Obama lo reelija para otro mandato adicional, si Bernanke decide continuar en un tercer periodo. La FED ha prometido mantener la Tasa de Interés de Fondos Federales así de baja (0.25% anual) hasta el 2015. Un cambio en el conductor, nos podría dar también un cambio en el estilo de conducir el vehículo.

Nuestro escenario más probable es que en este mismo año se llegue a una negociación para diferir los recortes en el Gasto Gubernamental y alargar la vida de los programas de Incentivos fiscales tanto para la clase media como para los ricos, para tener tiempo para negociar una reforma fiscal mucho más profunda el año entrante.  El Congreso y la Casa Blanca tendrán que definir un programa de largo plazo de ajuste fiscal. Esto nos llevará a un escenario en el que el crecimiento de la principal economía del mundo estará promediando tasas de entre el 2.0% al 2.5% anual, en los siguientes años, muy por debajo de lo que se considera que es el potencial de crecimiento de la principal economía del mundo, que se estima en alrededor del 3.5% anual.

Los políticos americanos han evitado hablar en los últimos años de incrementos en impuestos desde la crisis hipotecaria, por razones políticas. Han preferido crecer a poner la casa en orden. En su primer periodo Obama desaprovecho la oportunidad de disminuir más agresivamente el déficit fiscal, y el aparato del Estado, promoviendo un mayor gasto social, y esto ha hecho que la deuda siga creciendo más rápido que la economía. El Congreso se opuso a sus programas de mayor impulso económico mediante una mayor inversión pública, y con esto, tampoco se logró un mayor crecimiento

La Economía de México depende sustancialmente de sus exportaciones hacia los Estados Unidos. Por lo tanto, tendremos que acelerar y profundizar en nuestras reformas, buscar una mayor diversificación de mercados del exterior y generar un mayor desarrollo del mercado interno. México presenta ahora una situación envidiable en términos de tener un bajo endeudamiento, elevadas Reservas Internacionales y finanzas públicas sanas.

Sabemos que el nuevo Gobierno encabezado por Enrique Peña Nieto va a proponer Reformas mucho más profundas en el Sector de Energía, en el plano Fiscal, en la organización de la Administración Pública, y en la estructura de nuestra economía.  Pero después de lo que se vivió recientemente en el proceso de la Reforma Laboral, y considerando que en los estatutos del PRI están consignados los candados para poder lograr reformas profundas en el Sector de Energía y en el terreno fiscal, se puede tener escepticismo sobre el grado de profundidad al que se puede llegar con estas reformas.