IMCP

Fundado en 1923 y conformado actualmente de 60 colegios de Contadores

Publicaciones

  • Imprimir
  • youtube

Pese a que el decreto de estímulos fiscales para la región fronteriza del norte del país entró en vigor formalmente el 1 de enero de 2019, no será inmediata ni generalizada su instrumentación entre las empresas, ni tampoco los beneficios que recibirán los consumidores con la reducción de la tasa del Impuesto al Valor Agregado (IVA) porque las reglas de operación se darán a conocer el próximo lunes 7 de enero y por el momento no es posible que los negocios emitan facturas con una tasa de ocho por ciento, advirtieron especialistas y dirigentes de la iniciativa privada.

Ha habido mucha confusión en el tema y aunque en los discursos oficiales se habló de reducciones en la tasa del IVA de 16 al 8 por ciento y de 30 a 20 por ciento en la de ISR, esto quedó consignado como “créditos fiscales” en el decreto presidencial publicado el pasado 31 de diciembre en el diario oficial, explicaron.

“La Constitución y las leyes secundarias impiden al presidente de la República modificar las tasas de impuestos pero sí le permiten conceder estímulos o beneficios fiscales, entonces por razones legales y constitucionales de alguna manera se disfraza ese crédito para ISR e IVA como una reducción de tasa para que pudiera ser autorizado mediante decreto, en lugar de tener que modificar leyes”, consideró Reginaldo Esquer Félix, presidente de la comisión nacional Fiscal de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

José Manuel López Campos, dirigente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco – Servytur), comentó que faltan conocer las reglas de operación para que comience a definirse cuántas empresas y medidas se sumarán a esta medida que será temporal, optativa y de la que quedarán excluidos sectores que ya tienen beneficios fiscales.

“Hay una imposibilidad práctica para llevar a cabo esta reducción del IVA porque la factura electrónica del SAT no permite una tasa diferente de 16 por ciento. Hasta ahorita es imposible facturar con ocho por ciento del IVA. En el SAT siguen de vacaciones y no existe ninguna plataforma o formato donde las empresas que quieran obtener dichos beneficios puedan registrarse o dar aviso”, explicó Jorge Ayax Cabello, auditor financiero del Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP) en Saltillo, Coahuila.

No descartó el riesgo que empresas obtengan dicho beneficio fiscal pero no lo trasladen a sus clientes y sólo reetiqueten sus productos, elevando el precio pero simulando que el IVA que cobran es de sólo 8 por ciento.

El dirigente de la Concanaco admitió que esa situación puede darse pero el costo para los negocios que lo hagan es que venderán menos por tener precios más caro que sus competidores y no se cumpliría el objetivo del decreto de homologar las condiciones de competitividad y competencia de la frontera norte con los condados vecinos de Estados Unidos, un reclamo que, dijo, el sector privado ha hecho desde mucho tiempo atrás.

Liga La Jornada clic aquí