IMCP

Fundado en 1923 y conformado actualmente de 60 colegios de Contadores

Publicaciones

  • Imprimir
  • youtube

Si la iniciativa de reforma fiscal que eventualmente presentará el Ejecutivo promueve la formalidad de las empresas y personas físicas con actividad empresarial, efectivamente podría impulsar un incremento de la recaudación tributaria más allá de 10% del PIB que actualmente se recoge, coinciden especialistas de KPMG y el Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP).

Pero si el proyecto vuelve a recargarse en impuestos directos, sobre la misma base de contribuyentes cautivos, no habrá modo de cumplir con la expectativa de incrementar los ingresos tributarios, advierte el presidente del IMCP, Carlos Cárdenas Guzmán.

En conversación, detalla que 60% de las empresas y personas físicas con actividad empresarial trabaja en la informalidad. La implicación, aclara, es que si la iniciativa de reforma impone mayores presiones tributarias sobre 40% restante que sí cumple con sus obligaciones fiscales; no hay forma de obtener mayores tributos.

Información del BID confirma que dos terceras partes de las empresas registradas en el censo económico de México más reciente son informales, pero legales.

Es decir, son empresas legalmente constituidas, que no cumplen con las obligaciones tributarias habituales.

Por ello, la iniciativa de reforma tendría que encontrar los mecanismos para atraer a la formalidad a los grupos que hoy no tributan, y tendría que incentivar a los contribuyentes cautivos a seguir cumpliendo, explica aparte el socio de práctica de impuestos indirectos en México, César Catalán.

De acuerdo con los especialistas consultados, un alza generalizada de la tasa gravable del IVA no da suficiente para incrementar la recaudación de 10% del PIB actual. Se tiene que promover un aumento de la base gravable, lo que implica atacar directamente a la informalidad.

La postura de KPMG, define el Socio Consultor, ha sido que el ISR disminuya para las personas morales en general para estimular la reinversión.

Link El Economista clic aquí