IMCP

Fundado en 1923 y conformado actualmente de 60 colegios de Contadores

Publicaciones

  • Imprimir
  • youtube

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) ahorca a los pepenadores al pedirles factura electrónica al momento de vender sus materiales a las recicladoras, una situación que también está afectando a dichas empresas.

Los especialistas en contaduría señalaron que la obligatoriedad de este procedimiento implica para los recolectores una afectación económica, porque con un sueldo diario de entre 80 y 150 pesos tienen que cubrir la asesoría de un contador que auxilie.

El presidente de la Asociación de Recicladores de Juárez, Luis Enrique Valles Faudoa, dijo que “Hacienda está requiriendo que cada pepenador nos haga una factura, pero son personas que no están registradas, que inclusive algunas no tienen acta de nacimiento ni una credencial de elector”.

“Este es un gran problema porque los cerca de 50 recolectores que trabajan en el basurero –sacando 10 toneladas diarias– ganan al día entre 80 y 150 con una jornada larga, que pueden ir de 8 de la mañana hasta las 4 de la tarde”, señaló.

Valles Faudoa dijo que algunas empresas han preferido dejar de lado estas operaciones para dedicarse únicamente al manejo de residuos de la maquiladora (el principal cliente de las empresas).

Con respecto a repercusiones de la obligatoriedad, el presidente del Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP) sección Juárez, Arnoldo Palma Oviedo, dijo que “esta política implica un costo extra porque hacer una factura que ante SAT es algo que se presume como algo sencillo, pero no es así: además de registrarse tendrían que pagar un servicio del contador para que te asesore”.

“Se recomienda es que se registre en el Registro de Incorporación Fiscal (RIF) porque hasta cierto punto es muy benévolo el programa (subsidia parte de las tributaciones en ciertos periodos), sin embargo, es una carga fiscal fuerte para ellos porque ante la inexperiencia forzosamente se tiene que recurrir a un contador que lo haga por ellos”, dijo.

Palma Oviedo dijo que tan solo por el servicio de profesionista que lleve registro fiscal del pepenador la inversión mínima es de 500 pesos mensuales.

“Años atrás había un esquema de autofacturación en el cual las empresas recicladoras, agrícola y ganaderas tenían permitido generar la factura por los trabajadores con el sólo hecho de tener su credencial, pero se quitó por mal uso de las facilidades”, explicó.

El Diario solicitó la versión de la Servicio de Administración Tributaria (SAT), sin embargo, hasta el cierre de la edición no respondieron la solicitud de información.

La Asociación de Recicladores de Juárez dijo que se coordinarán con el Instituto Nacional de Recicladores (Inare) para que presionen al SAT y que no pida la facturación a los pepenadores: “queremos que nos permitan poderle comprarles el material porque no tiene otra manera de vivir”, dijo Valles Faudoa.

Liga El Diario de Juárez clic aquí