IMCP

Fundado en 1923 y conformado actualmente de 60 colegios de Contadores

Publicaciones

  • Imprimir
  • youtube

El Servicio de Administración Tributaria (SAT) tiene posibilidad de aumentar el tope de deducciones que tienen las donaciones mas no eliminarlo, coincidieron analistas tras la propuesta realizada por el Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP).

Después de los sismos ocurridos los pasados 7 y 19 de septiembre, el IMCP propuso que los donativos que se realicen en los ejercicios fiscales del 2017 y el 2018 no tengan tope de deducibilidad, esto como una medida de apoyo extraordinaria.

“El SAT no puede aceptar una petición de esa naturaleza; sin embargo, comparto la opinión del IMCP de que debemos aumentar ese 7% en las deducciones a donativos, sobre todo ahora que el SAT tiene una alta tecnología para encontrar desviaciones que en el pasado no podía encontrar”, señaló Herbert Bettinger, experto fiscal.

Agregó que ningún país con una economía sólida y robusta tiene la libertad de otorgar donativos sin tope a la deducción. Puso de ejemplo a Estados Unidos y Chile, economías de diferente tamaño, pero ambas hasta con 50 por ciento.

“Los países fuertes económicamente no tienen libertad alguna de dar el donativo por el monto que quieran hacer, porque eso en vez de ayudar a la causa, la va a desmotivar, el dinero no va a llegar y vamos a crear una elusión fiscal que se va a traducir en una defraudación fiscal”, advirtió.

De acuerdo con la Ley del Impuesto Sobre la Renta (ISR), los donativos pueden ser deducibles, en el caso de las personas morales, hasta por 7% de la utilidad fiscal del ejercicio inmediato anterior, mientras que para las personas físicas es de 7% de los ingresos acumulables del ejercicio anterior; no obstante, los donativos entregados al Estado (entidades federativas, municipios, organismos descentralizados o internacionales de los que México sea miembro) el máximo de deducibilidad es de 4 por ciento.

“Todos los fiscalistas entendemos que el monto a deducir se ha venido disminuyendo porque en el pasado ha habido un mal comportamiento de los contribuyentes en el otorgamiento de los donativos y se utilizó para disfrazar las utilidades (…) eso se daba por una falta de supervisión de la autoridad, algo que hoy no existe, el SAT tiene muchos elementos, ahora, para la verificación inmediata de cualquier desviación”, precisó Herbert Bettinger.

Por su parte, Carlos Cárdenas, experto fiscal, refirió que si bien es oportuna la propuesta del IMCP, ésta es demasiado amplia y, al momento en que la autoridad fiscal, si es el caso, la acepte, la va a acotar y poner ciertos criterios que los donativos tendrán que cumplir.

“La propuesta es muy amplia, ya que sólo expone que se elimine el tope de los donativos. Si bien es oportuna, se debe acotar (…) Sería un acto de justicia que se amplíe el límite de los donativos que se pueden considerar deducibles; sin embargo, las autoridades seguramente pondrían reglas a seguir”, comentó.

Efecto limitado en la recaudación

Por otro lado, los especialistas reconocieron que los sismos tendrían un impacto en los ingresos tributarios del país; sin embargo, éste sería limitado y por debajo de lo visto después del temblor de 1985.

“La afectación de los ingresos tributarios no será tan grande como hace 31 años porque el colapso fuerte va dirigido al patrimonio personal”, mencionó Herbert Bettinger.

A decir de Enrique Velderrain, socio del despacho Velderrain Sáenz y Asociados, el efecto del sismo en la recaudación dependerá de cada industria, ya que si bien puede haber restaurantes en las zonas afectadas que probablemente bajen sus ventas y por lo cual paguen menos impuestos, habrá otras empresas que pueden aumentar sus ingresos, como las que se dedican a vender materiales de construcción y medicamentos.

Además, descartó que se otorguen beneficios fiscales parecidos a los que se dieron a Chiapas y Oaxaca, debido a que esos estados no representan un porcentaje de la recaudación tan significativo como la Ciudad de México, el Estado de México, Puebla y Morelos.

“Otorgar estímulos fiscales parecidos podría poner en aprietos a los ingresos tributarios. Probablemente lo que se dé sean medidas adicionales, como los tres días más que otorgó hace poco el SAT, o facilidades para realizar donativos”, acotó.

Carlos Cárdenas explicó que el impacto se podrá ver en varios sectores, por ejemplo, en el turismo. “Se ha dicho que ya se han empezado a cancelar las reservaciones en hoteles, ¿en qué se traduce esto? En que la industria hotelera tendrá menos ingresos, lo que significa una menor utilidad y un menor pago de ISR.

Además de la afectación en la actividad económica, el especialista fiscal destacó los estímulos fiscales que se le dieron a los estados de Chiapas y Oaxaca, que se suman a las exenciones y diferimientos. Por ello, ve prudente que se hable de ajustar el Presupuesto de Egresos de la Federación.

Liga El Economista clic aquí