IMCP

Fundado en 1923 y conformado actualmente de 60 colegios de Contadores

Síntesis Informativa

  • Imprimir
  • youtube

REFORMA, SECCIÓN NEGOCIOS
Gonzalo Soto

La factura electrónica, obligatoria a partir de este año, no solo servirá para comprobar gastos y hacer válidas deducciones, sino será también uno de los principales instrumentos de fiscalización, señala el SAT y empresas Proveedoras Autorizadas de Certificación (PAC).

“La factura electrónica es un elemento muy importante y el principal facilitador de la relación con el contribuyente, a nivel comercial y también para la fiscalización.

“El objetivo y uno de los beneficios de la factura electrónica es que se podrá fiscalizar mejor, se realizarán menos actos (auditorías y verificaciones), pero con una mayor recaudación”, señaló el SAT.

Y es que con la factura electrónica, Comprobantes Fiscales Digitales a través de Internet (CFDI), la autoridad tendrá la información de las transacciones comerciales de los contribuyentes.

Esto es, sus gastos e ingresos, y con ellos podrá realizar un cruce de datos eficiente con las declaraciones presentadas.

En caso de haber alguna inconsistencia, detalló el organismo, ésta será detectada fácilmente por la cantidad de información con la que el SAT contará ya.

Para algunas empresas del sector de facturación, la fiscalización podría ir más allá.

“El objetivo de la factura electrónica va más allá de la automatización de procesos, la autoridad la va a usar como su principal medio de control para el pago de impuestos”, dijo Luis Eduardo Borja, director general de Microsip.

La información comercial de las empresas estará completamente en línea y a disposición de la autoridad, pues eventualmente todos los contribuyentes tendrán que usar el CFDI.

“Desde que nació este tema de la factura electrónica, desde luego que el objetivo de la fiscalización estaba ahí y será parte del futuro”, explicó Edgardo Martínez, director comercial de Aspel.

Una vez que todos los contribuyentes se encuentren en el esquema CFDI, la autoridad conocerá las ventas y gastos de las empresas y con ello determinará exactamente el número de los impuestos por pagar, agregó.