IMCP

Fundado en 1923 y conformado actualmente de 60 colegios de Contadores

Síntesis Informativa

  • Imprimir
  • youtube

El Financiero, PP

Jeanette Leyva Reus

La recaudación del gobierno federal puede mejorar de forma sustantiva con la aplicación integral de una reforma fiscal, la cual ayudaría a que el sistema tributario mexicano incremente sus ingresos de 10 hasta 18 por ciento como proporción del PIB. Para ello es necesario que el Impuesto Empresarial a Tasa Única (IETU) se elimine; se cree un impuesto mínimo complementario de fácil cálculo, como el impuesto mínimo alternativo de EU; se reduzca el Impuesto sobre la Renta de 30 a 28 por ciento, hasta llegar a un nivel de 25 por ciento, acorde a los estándares internacionales, y se aplique un Impuesto al Valor Agregado (IVA) de forma generalizada, donde quede eliminada la tasa cero para alimentos y medicinas, y sólo prevalezca para las exportaciones.

En conferencia de prensa para presentar su propuesta de reforma fiscal 2011, el denominado Grupo de los 6, integrado por la Academia de Estudios Fiscales, la Barra Mexicana Colegio de Abogados, el Colegio de Contadores Públicos, el Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP), el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas y el International Fiscal Association Grupo Mexicano, urgió a que los diversos actores políticos actúen para que el sistema tributario mexicano sea competitivo.

Carlos Cárdenas, vicepresidente fiscal del IMCP, indicó que el sistema fiscal mexicano no es eficiente ni competitivo, por lo que le urge alcanzar niveles de recaudación de entre 16 y 18 por ciento del PIB para hacer frente a las obligaciones del país, lo que se lograría de aplicarse a 100 por ciento la propuesta que diseñaron durante casi un año diversos especialistas fiscales.

Las propuestas presentadas por el Grupo de los 6 servirían para que se integre a la economía formal una parte considerable de los que ahora están en la informalidad, pero sobre todo para corregir e incorporar cambios que han afectado al sistema fiscal, como el acotamiento del régimen de consolidación para efectos fiscales, que tuvo efectos “retroactivos”, e implicó que los contribuyentes involucrados hayan tenido que desembolsar de improviso en 2010 cantidades exorbitantes que no estaban previstas.

Entre las propuestas que plantean, por ejemplo en materia del ISR para personas morales, está eliminar el sistema de costo de lo vendido, ya que “consideramos conveniente regresar al esquema de deducción de compras, en lugar de mantener el procedimiento de deducción del costo de lo vendido”. No obstante que la diferencia entre uno y otro procedimiento no genera una afectación importante o permanente en la recaudación, le permite a los contribuyentes determinar el ISR con un procedimiento mucho más sencillo y, a su vez, al SAT revisar sin complejidades esta partida, que suele representar la parte mayoritaria del total de las deducciones.

Fuente: El Financiero