IMCP

Fundado en 1923 y conformado actualmente de 60 colegios de Contadores

Finanzas

  • Imprimir
  • youtube


Ricardo Jiménez | El Universal

Las finanzas públicas de México se encuentran relativamente estables, apoyadas principalmente por la entrada de flujos externos al país, derivadas básicamente de la venta de petróleo.

En ese sentido, en los últimos años, el gobierno mexicano prácticamente no ha tenido problemas para solventar todos sus compromisos tanto internos como externos, por ello, es muy importante mantener el equilibrio de todos los gastos del gobierno federal.

La semana pasada, la Secretaria de Hacienda y Crédito Público (SHCP) dio a conocer los datos de finanzas públicas para el cierre del primer semestre, donde registró un déficit de 142 mil 600.0 millones de pesos, es decir esta cifra es consistente con la meta presupuestal aprobada por el Congreso de 2.4% del PIB para todo el año.

Los ingresos petroleros crecieron 12.0% anual, debido a los precios del crudo en los mercados internacionales, sin embargo, la Secretaría de Hacinda y Crédito Público destacó que este efecto positivo fue compensado en parte por un mayor valor de las importaciones de gasolinas y gas. Las finanzas públicas del gobierno federal se verían seriamente afectadas si el precio internacional del petróleo tendiera a disminuir.

Actualmente el presupuesto está anclado a un precio promedio de la mezcla de alrededor de 85 dólares de barril.

Las finanzas del gobierno federal podrían deteriorarse si el valor del petróleo se encuentra por debajo de ese nivel, es decir tendría problemas de solvencia bajo el supuesto del llegar el precio del petróleo a un nivel crítico de 50 dólares.

En algunas ocasiones, los gobiernos han sufrido las bajas del precio del crudo hasta encontrarse por abajo de lo presupuestado, inmediatamente comienzan hacer recortes principalmente en los programas sociales.

En ese contexto, los gobiernos que se encuentran en esa situación, tienen que hacer fuertes modificaciones en el aspecto fiscal, desarrollando nuevos impuestos, sobre todo en el consumo, que es donde las personas están obligadas pagar impuestos.

El pasado reporte de finanzas públicas, la SHCP dijo que los ingresos no petroleros aumentaron 7.4% a tasa anual, mientras que los propios organismos y empresas crecieron 10.5% anual. Dentro de los ingresos tributarios no petroleros destacaron los crecimientos de 4.7% y 5.5% anual en la recaudación del ISR y también del IVA.

Es importante resaltar que con respecto al presupuesto aprobado por el Congreso, se obtuvieron ingresos mayores por 96 mil millones de pesos, de los cuales 19 mil 900 correspondieron a los ingresos petroleros, mientras que el lado de los rublos distintos de petróleo se obtuvieron 76 mil 100 millones de pesos arriba de los planeado.

El problema de las finanzas públicas de los países, como son los casos de la Zona Euro, no les permite desarrollar su economía, sobre todo si el presupuesto del gobierno está orientado hacia gastos destinados a programas de infraestructura y social.

El caso mexicano, por el momento no tiene esos problemas, sin embargo si los recursos no se asignan de manera eficiente, es decir para programas de infraestructura que les permita más adelante generar un mayor crecimiento económico, podría entrar dentro de un dinámica como los países de la Unión Europea.

Por eso, la importancia de utilizar bien el dinero en actividades productivas, porque de lo contrario en un futuro no muy lejano vamos a tener serios problemas de solvencia económica como lo que estamos observando en los países de la Zona Euro.