IMCP

Fundado en 1923 y conformado actualmente de 60 colegios de Contadores

Noticias Fiscales

  • Imprimir
  • youtube

Para ubicar el papel que desempeña dentro de la sociedad el Contador Público como tal, es importante retroceder en el tiempo y establecer la forma en que se generó esta profesión. Como es sabido, a través de los años se han desarrollado todo tipo de actividades.
Para ubicar el papel que desempeña dentro de la sociedad el Contador Público como tal, es importante retroceder en el tiempo y establecer la forma en que se generó esta profesión. Como es sabido, a través de los años se han desarrollado todo tipo de actividades encaminadas a las relaciones comerciales.

En un principio se conoce el famoso trueque que no es otra cosa más que el intercambio de productos y servicios entre las personas, pues al inicio de la civilización no se tenía conocimiento del valor del dinero y todo se manejaba mediante valores estimados, que se les asignaban a cada uno de los productos o servicios que en su momento intercambiaban las personas. Dichos valores, eran determinados de acuerdo con los criterios de quienes intervenían.

Posteriormente, el descubrimiento y uso de los metales dieron origen a la acuñación de la moneda, con su correspondiente valorización, quedando estos valores monetarios como parte central en todas y cada una de las operaciones comerciales que se realizaban. Es decir, cada venta de producto o servicio tenía un valor previo establecido en términos monetarios y quedaba eliminado el intercambio o trueque. En consecuencia, los comerciantes tuvieron la necesidad de establecer controles sofisticados en el manejo de sus productos o servicios y su dinero.

Esta situación dio origen a la aparición de empresas y se presentó la necesidad de contratar personas especializadas en el registro de operaciones financieras llamados, tenedores de libros. Éstos, únicamente se concretaban a registrar en orden cronológico todas y cada una de las operaciones de compra y venta que realizaban sus patrones. Determinaban cifras a fechas establecidas con el fin de verificar la rentabilidad o inoperancia de los negocios.

Esta profesión, con el tiempo e incremento en el manejo de operaciones comerciales, se volvió insuficiente y fue necesario establecer escuelas en las que se impartieran materias encaminadas a la enseñanza del comercio. De este modo, a principios del siglo XIX en Europa, específicamente Francia y Alemania, se constituyeron las primeras escuelas para la enseñanza del comercio.

Lo anterior fue adoptado por el gobierno mexicano y que fue consumado hasta el 6 de octubre de 1845 cuando se fundó el Instituto Comercial. Ahí se impartían las materias de Aritmética Comercial y Contabilidad en partida Simple y Doble.

En 1869 se estableció la Escuela Nacional de Comercio y Administración. En 1890 ésta cambió su nombre a Escuela Superior de Comercio y Administración (ESCA). En 1936 se integró al Instituto Politécnico Nacional (IPN), como una de las carreras registradas en dicho Instituto.

Por otra parte, en 1929 la Escuela Nacional de Comercio y Administración se constituye como una de las carreras impartidas en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), sentando el antecedente histórico de la actual Facultad de Contaduría y Administración de la UNAM. Con el paso del tiempo resultó insuficiente el número de egresados de estas escuelas.

Para satisfacer la demanda de estos profesionales, se fundaron escuelas privadas para estudiar esta licenciatura. En éstas se imparte hasta la fecha la carrera de Contador Público. En el año de 1939 se oficializó esta carrera en la Escuela Bancaria y Comercial. En la actualidad, existe una infinidad de universidades privadas en donde se imparte la Licenciatura de Contaduría Pública en nuestro país y en el ámbito internacional.

Como se puede apreciar, la profesión del Contador Público, es altamente demandada. Esta situación no debe extrañarnos, pues la administración de las grandes empresas recae en la labor que realiza el Contador Público.

Este profesional es el encargado de coordinar la elaboración y determinación de los presupuestos, así como de dirigir y controlar el registro cronológico y secuencial de todas y cada una de las operaciones financieras que se realizan; además, coordina la emisión, análisis, evaluación e interpretación de los estados financieros que son un factor principal en la toma de decisiones.

Aunada a estas funciones, el Contador Público tiene a su cargo la verificación y/o certificación de los documentos financieros, operativos y administrativos, para dictaminar los resultados obtenidos por cada ente económico.

Por otra parte, es de suma importancia resaltar que, derivado de la clasificación hecha a las ramas que integran la Licenciatura de Contaduría Pública, se percibe que los profesionales en esta materia, tienen una alta intervención en las labores sociales y civiles dentro de la sociedad como se puede constatar, si detallamos cada una de estas grandes ramas.

El Contador Público y sus aportaciones en el ámbito social

En primera instancia se conoce que una de las grandes ramas de la Licenciatura en Contaduría Pública es la del control y manejo de los impuestos. Si analizamos esta actividad desde el punto de vista social, el Contador Público es el eje a través del cual gira un gran número de entes económicos que, necesariamente, deberán cumplir con el pago de sus impuestos y tienen que recibir la asesoría directa de los Contadores Públicos.

En nuestro país, el régimen fiscal presenta un alto grado de complejidad y si a esto le agregamos las constantes reformas fiscales presentadas ejercicio tras ejercicio, la personalidad del Contador Público, cada vez se hace más imprescindible. Lejos de ser el clásico profesionista que únicamente se encarga de aplicar los registros contables y elaborar los estados financieros, en la actualidad es el asesor y consultor financiero y fiscal de las empresas, tanto privadas como públicas.

En el régimen fiscal también es prioritaria su intervención, al calificar como labor social la distribución que se hace de los ingresos captados por concepto de impuestos en la aplicación de programas de asistencia pública, cultural, deportiva, de salud, obras públicas y otros conceptos, encaminados a beneficiar a la comunidad.

Otra de las grandes ramas de la Licenciatura en comento, es la de auditoría. Ésta tiene la función de revisar selectivamente los documentos que sustentan las operaciones financieras, administrativas así como las actividades inherentes al giro de las empresas, con el propósito de verificar que el funcionamiento de las mismas, cumpla estrictamente con los ordenamientos legales y administrativos aplicables en la materia.

En caso de que existan algunas irregularidades, este profesional debe emitir las recomendaciones preventivas y correctivas correspondientes. Como se puede observar, dentro de esta rama, el Contador Público desarrolla una labor social importante, pues al conseguir que las empresas auditadas alcancen el punto optimo en su funcionamiento, su entorno se ve beneficiado y de esta manera se pueden abatir los índices de pobreza.

Al mismo tiempo, se pueden incrementar las inversiones, lo que origina una economía solvente. Asimismo, es importante destacar que la auditoría nos permite evitar fraudes fiscales, financieros y operacionales, lo cual se presentan muy a menudo en este mundo globalizado.

Otra gran ramas de esta licenciatura es la de la contabilidad general. Es en ésta donde se controlan los registros de todas y cada una de las operaciones financieras, clasificándolas por periodos previamente establecidos, obteniéndose como resultado de estos periodos, los estados financieros que, en el mundo de los negocios, son los documentos clave para una adecuada toma de decisiones; esto permite que la vida financiera de las empresas o entes económicos, sea saludable.

De esta manera, la sociedad tiene la certeza y la confianza de que obtendrá productos y servicios de calidad a costos moderados, si tomarnos como base la existencia de este tipo de empresas. Por tal motivo, se presume que esta labor del Contador Público, igualmente repercute en un beneficio social para la comunidad.

El Contador Público y sus aportaciones en el ámbito civil

Si partimos de que la contabilidad general tiene como base principal la teoría de la partida doble, aceptamos que cualquier ente económico desde sus inicios, tiene un deber que cumplir, lo cual se conoce como una obligación civil, ya que de lo contrario sus resultados financieros propiciarían una quiebra inmediata. Asimismo, es importante resaltar que la contabilidad está enmarcada por reglas previamente establecidas, mismas que son identificadas como “los principios de contabilidad generalmente aceptados”.

En aquellos casos en los que la contabilidad de algún ente económico no se apegue a estos principios, se generarán en forma automática irregularidades en sus resultados financieros que al paso del tiempo, pueden repercutir en pérdidas. Por esta razón, se considera que la existencia de estos principios, es otra aportación que el Contador Público realiza al ámbito civil.

En lo que respecta a las obligaciones fiscales que deben cumplir todos y cada uno de los entes económicos activadores de la economía, se considera que la profesión contable ha hecho una gran aportación al ámbito civil.

Si bien es cierto que el régimen fiscal en su origen está sustentado desde el punto de vista legal, también es importante el aspecto financiero, a través del cual cada ente económico crea sus reservas que le permiten solventar a futuro la reposición de sus activos, y cumplir estrictamente con la sociedad, al contribuir con el porcentaje que le corresponde, en el pago de sus impuestos.

Además, desde el punto de vista gubernamental, los servidores públicos se obligan legal y civilmente a manejar con corrección los ingresos que por concepto de impuestos se recauden, a través de la interacción del Contador Público.

Como se puede apreciar, los deberes cívicos de la sociedad se pueden clasificar en privados, que son a los que están sujetas las empresas y las personas físicas con actividades económicas particulares; y públicos, que son a los que se sujetan las dependencias del gobierno y, en consecuencia, los servidores públicos que las representan.

Por lo tanto, de acuerdo a lo antes expuesto, se asume que la profesión Contable genera infinidad de actividades que en mayor parte establecen reglas, las cuales por obligación moral, cívica y, algunas veces, legal los entes económicos en activo deben cumplir.

Conclusión

Los Contadores Públicos, independientemente de los quehaceres propios de la profesión, ejercen influencia en materia administrativa y fiscal. Con esta acción, la cual coadyuva al éxito de las organizaciones civiles y mercantiles así como en el ámbito del sector público, estos profesionales tienen la responsabilidad de que los servidores públicos cuenten con los elementos suficientes en materia de contaduría y administración para cumplir con los objetivos y metas proyectadas en los programas operativos previamente establecidos para cada ejercicio fiscal.

Con lo anterior, logran coadyuvar en las labores sociales y civiles de la sociedad, pues el Contador Público considera que una parte esencial en el desarrollo de su profesión, es la de formar parte de las agrupaciones que fomenten actividades sociales y civiles que desde siempre existen los despachos de Contadores Públicos.

Estas asociaciones, actualmente realizan actividades de auditoría y dictaminan la situación financiera y administrativa de las empresas, la cual complementan con la función de consultoría, para asesorar y dirigir a una gran cantidad de empresarios, encaminando al éxito sus negocios. Por último, es importante resaltar la labor académica que realizan los Contadores Públicos en las escuelas de educación media y superior, tanto en el Sector Público como en el Privado.

Además, ya existen Contadores Públicos autorizados para certificar internacionalmente a empresas, a los contadores de las mismas y a las escuelas de enseñanza en contaduría. En nuestro país se destacan, dentro de estas asociaciones certificadoras, el Colegio de Contadores Públicos, e internacionalmente, la Organización Internacional de Entidades Fiscalizadoras Superiores (INTOSAI).