IMCP

Fundado en 1923 y conformado actualmente de 60 colegios de Contadores

Síntesis Informativa

  • Imprimir
  • youtube

val_650_banxico_170417

Los próximos ajustes en las tasas de interés serán de menor magnitud siempre que no se presenten choques adicionales que pudieran afectar la inflación, consideró la mayoría de los miembros de la Junta de Gobierno del Banco de México.

“En ausencia de choques adversos adicionales que pudieran afectar a la inflación en México, y considerando las posibles diferencias cíclicas entre ambas economías, México y Estados Unidos, no necesariamente deberían ser correspondidas con una mayor restricción interna”, consignaron en las minutas correspondientes con el segundo anuncio monetario del año.

De acuerdo con los miembros de la Junta de Gobierno, desde fines de marzo observaron que la tendencia al alza de la inflación subyacente “podría estar reflejando el mayor reconocimiento del efecto acumulado de la depreciación cambiaria que hasta hace pocos meses parecería haberse traspasado parcialmente”.

Identificaron los incrementos observados en precios de ciertos bienes y servicios, como efectos indirectos derivados del aumento en los precios de energéticos.

Ello, en referencia a los datos divulgados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), que documentan la tendencia al alza de la inflación subyacente en marzo, que registró una variación de 4.48%, con lo que completa un segundo mes arriba del techo objetivo de inflación, de 3% con una variación de +/-1 punto porcentual.

Guillermo Aboumrad, director de Estrategia de Mercados en Finamex Casa de Bolsa, detalló que “en marzo se generalizó aún más el sesgo al alza en las presiones inflacionarias”.

Para ilustrarlo, detalló que 62% de los genéricos que toma en cuenta el Inegi para medir la inflación registró aumentos superiores a 4 por ciento.

Ajustes preventivos ayudan hoy

En la minuta, los integrantes de la Junta de Gobierno enfatizaron que las alzas realizadas desde diciembre del 2015 en la tasa “han generado una postura apropiada para enfrentar choques externos”.

“La mayoría notó que los ajustes preventivos de política monetaria que ha llevado a cabo el Banco de México desde el 2015, sumando 325 puntos base en total, han generado una postura apropiada para enfrentar choques que hasta el momento se han venido presentando”, expresaron.

Argumentaron que el diferencial de tasas de interés de corto plazo entre México y Estados Unidos es el mayor desde el 2009.

Algunos de los integrantes sostuvieron que “los incrementos impulsados hasta ahora reflejan los retos para la inflación en México, que han requerido que la postura monetaria interna se haya venido restringiendo a mayor velocidad y en mayor magnitud que el ajuste monetario en Estados Unidos”.

Otro agregó que los márgenes de maniobra para la implementación de la política monetaria se irán ampliando conforme se materialice el ajuste fiscal anunciado por las autoridades para el 2017 y años posteriores.

Algunos integrantes enfatizaron que ante los choques que ha enfrentado la economía mexicana es muy importante contar con una adecuada combinación de las políticas fiscal y monetaria que contribuya a que el ajuste del tipo de cambio real y de las tasas de interés reales sea ordenado y el más conveniente para la economía.

Ante Meade y Rubio,
piden consolidar

De acuerdo con lo consignado en la minuta, en el encuentro participaron los cinco miembros de la Junta de Gobierno, el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, y la subsecretaria Vanessa Rubio.

Ellos habrían escuchado que la mayoría de los miembros de la Junta destacó que a pesar del mejor desempeño que se ha observado recientemente en los mercados financieros nacionales la economía mexicana continúa enfrentando un entorno muy complejo.

Así que enfatizaron la especial relevancia de que las autoridades perseveren en el fortalecimiento de los fundamentos macroeconómicos del país consolidando las finanzas públicas y ajustando la postura de la política monetaria al ritmo que sea oportuno.

“En este contexto, otro expresó la relevancia de que la Secretaría de Hacienda cumpla cabalmente con su objetivo de superávit primario y que se apegue a lo establecido en la Ley Federal de Presupuesto de Responsabilidad Hacendaria en la aplicación del remanente de operación del Banco de México. Abatiendo de manera significativa el saldo histórico de los requerimientos financieros del sector público”.

Hace dos semanas, el banco central entregó a la Secretaría de Hacienda el mayor remanente de operación en la historia, equivalente a 1.5 puntos del Producto Interno Bruto.

Este traspaso, de 321,653 millones de pesos, resultó de la generación de utilidad de la operación del banco central, favorecida por la depreciación sin precedentes del peso frente al dólar, que fue de 19.5% anual en el 2016.

Crecimiento, con 
riesgos a la baja

La mayoría manifestó que “si bien prevalecen riesgos a la baja para el crecimiento económico en México, parecería estar disminuyendo la probabilidad de que se materialicen algunos de los (escenarios negativos) más extremos”.

En este entorno, consideraron que a pesar de que el balance de riesgos para el crecimiento continúa sesgado a la baja, en el margen mejoró.

Uno de ellos agregó que se debe poner particular atención a continuar impulsando reformas estructurales e incluso ampliarlas, no sólo con el objetivo de incrementar el PIB potencial, sino también para generar mayor resistencia en la economía mexicana ante la posibilidad de que se presenten escenarios menos favorables para el país respecto a la relación bilateral con Estados Unidos.

val_int_inflacion_170417

Liga El Economista clic aquí