IMCP

Fundado en 1923 y conformado actualmente de 60 colegios de Contadores

Servicios

  • Imprimir
  • youtube

El aumento de precios a productos de consumo básico o frecuente ya comenzó, advirtió Cuauhtémoc Rivera, dirigente de la Asociación Nacional de Pequeños Comerciantes (Anpec), al asegurar que las grandes empresas que surten a misceláneas y tiendas de abarrotes incrementaron entre uno y dos pesos las latas de atún, así como de jugos en sus diferentes presentaciones.

Además, algunos repartidores de empresas de pan y refrescos, considerados “productos ancla” en los pequeños comercios porque son los que más venden, comentaron a tenderos sobre posibles alzas en los próximos días. El dirigente de la Anpec ha comentado que cuando aumentan los refrescos, es como si se diera “el banderazo” para que otros fabricantes suban los precios de sus productos.

Según los más recientes reportes de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), una lata de 140 gramos de atún en agua de la marca Dolores alcanza un precio máximo de 18.84 pesos y una de 130 gramos de Herdez se vende en 19.50, mientras la de Tuny cuesta 17.90.

Cuauhtémoc Rivera abundó que los jugos de las marcas Boing y Del Valle también subieron de precio desde la semana pasada, ligado al reinicio de clases en el país.

El dirigente de la Anpec, que aglutina a pequeños comerciantes de abarrotes de todo el país, aclaró que se trata de los típicos aumentos que cada año se registran en la llamada “cuesta de enero”, en la cual fabricantes y comercializadores hacen ajustes acordes con la inflación acumulada el año anterior. No son atribuibles, puntualizó, al desabasto de gasolinas que se ha reportado en estados del centro del país.

Los aumentos de uno o dos pesos que hasta el momento se han registrado en atún y jugos, dijo, son similares a los reportados en años anteriores, sólo que la diferencia “o buena noticia” es que hubo un aumento al salario mínimo para recuperar el poder adquisitivo.

En contraste, Iñaqui Landáburu Llaguno, presidente de la Asociación Nacional de Abarroteros Mayoristas (ANAM), afirmó: “Todavía no ha habido aumento de precios y por el momento no se prevé que lo haya”, ni como ajuste a la inflación acumulada en 2018 ni por el desabasto de gasolinas.

Sin embargo, los dirigentes de la Anpec y de la ANAM no descartaron que si la falta de gasolinas persiste, el reparto mediante pipas provoque alzas a diversos productos.

“Nos partiría la boca, sí nos afectaría”, comentó Landáburu. Agregó que los asociados a la ANAM cuentan con 8 mil camiones para repartir mercancía. “La mayoría ha tenido que cargar gasolina en la calle, como cualquier hijo de vecino, porque muy pocos han podido hacerlo dentro de los centros de distribución de mercancías que cuentan con gasolineras”.
Enlaces Patrocinados

Liga La Jornada clic aquí