IMCP

Fundado en 1923 y conformado actualmente de 60 colegios de Contadores

Publicaciones

  • Imprimir
  • youtube

Las modificaciones al régimen fiscal planteadas hasta ahora por el nuevo Gobierno deben ir acompañadas de un análisis del impacto que éstas tendrán en la recaudación, señaló el Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP).

Estrategias como la zona franca en el norte del País y la descentralización de las dependencias del Gobierno federal son medidas que si bien buscan impulsar el desarrollo de regiones específicas, pueden tener impacto significativo en la recaudación, que no necesariamente se vería compensado con el mayor dinamismo económico que se genere.

“Cualquier modificación al régimen fiscal debiera venir acompañada con proyecciones donde se contraste la disminución de la recaudación por reducción en las tasas con el posible incremento en la citada recaudación derivado del incremento en la actividad económica.

“Ya que no siempre el aumento en esta última (actividad económica) logra compensar la disminución de las primeras (tasas impositivas)”, señaló Mario Morales López, vicepresidente fiscal del Instituto.

Según el Instituto, la reducción de la tasa de Impuesto al Valor Agregado (IVA) de 16 a 8 por ciento y la del Impuesto Sobre la Renta a 20 por ciento favorecería el desarrollo de la región fronteriza norte, tal como se menciona en el Plan de Nación 2018-2024.

Sin embargo, la frontera norte no es el único lugar susceptible a beneficiarse de una reducción del ISR, por lo que el Instituto considera importante contemplar y analizar los beneficios que una reducción generalizada podría generar en la economía de todo el País.

“Sería conveniente analizar la disminución de la tasa ISR en todo el País a niveles similares al promedio de las tasas de países miembros de la OCDE, que es aproximadamente del 24 por ciento o 25 por ciento y la generalización del IVA”.

Respecto a la descentralización de las dependencias federales, que de acuerdo al Plan de Nación se buscaría trasladar a diferentes entidades, el Instituto hizo énfasis en la necesidad de contar con un plan que no sólo considere el desarrollo que éstas podrían llevar a las regiones que las reciban, así como el descongestionamiento en la Ciudad de México, sino el impacto que esto tendrá para la capital del País.

“Somos de la opinión que el proyecto de descentralización debería de incluir la afectación a la recaudación que tanto la Ciudad de México como el Estado de México tendrán, no sólo la derivada del impuesto sobre nóminas, sino también la disminución indirecta generada por la baja en la actividad económica”, dijo.

El Plan contiene, además, varios estímulos fiscales como créditos y simplificaciones para el uso de energías limpias, estímulos para que el cine nacional sea exhibido en pantallas, al desarrollo de Centros Deportivos Municipales y la aplicación de ISR cero sobre ganancias de capital, medidas que el Instituto considera positivas para impulsar a sectores específicos.

Sin embargo, el especialista explicó que otros estímulos como la deducción acelerada de las inversiones productivas deberían ser incluidas debido al gran impacto que podría tener en todas las industrias del País.

Añadió que será indispensable aprovechar al máximo los avances que el Servicio de Administración Tributaria (SAT) ha logrado hasta ahora en cuanto a la simplificación y automatización de procesos en el pago de impuestos, lo que incide directamente en el cumplimiento de las obligaciones y por lo tanto en la recaudación.

Liga Reforma clic aquí