IMCP

Fundado en 1923 y conformado actualmente de 60 colegios de Contadores

León Guanajuato Convención 2017

Precios de Transferencia

  • Imprimir
  • youtube

El Universal, Cartera

Mario Hernández y Antonio Ramírez

Desde el inicio del régimen de Precios de Transferencia (PT) para las maquiladoras en 1995, se han comentado y discutido algunos puntos y conceptos que deben considerarse a fin de que las empresas maquiladoras cumplan con sus obligaciones en materia de PT. Durante la evolución del régimen se han añadido otros elementos que permiten interpretaciones que pudieran resultar opuestas entre los contribuyentes y las autoridades fiscales.

La Administración Central de Fiscalización de Precios de Transferencia (ACFPT) es la autoridad facultada para llevar a cabo los actos de fiscalización en esta materia, y si bien la misma no ha emitido comunicados oficiales en que establezca el criterio que tiene en cada uno de estos temas, también es cierto que los criterios han sido conceptualmente consistentes durante este periodo, con las adecuaciones pertinentes de acuerdo a las variantes de cumplimiento que han surgido a lo largo de estos 16 años.

Si bien de 1995 al 2002 la industria maquiladora fue un sector industrial cautivo en materia de PT para las autoridades fiscales, a partir del ejercicio 2003 la información con la que cuentan las mismas es muy limitada, por lo que han desarrollado sistemas de planeación y programación más eficaces y eficientes a fin de medir el riesgo de incumplimiento de las empresas de este sector. Hoy en día, la ACFPT está llevando a cabo revisiones a maquiladoras a fin de determinar el cumplimiento con las disposiciones en esta materia.

Aspectos a considerar

Dentro de los elementos que la ACFPT toma en cuenta para detonar una revisión están los siguientes:

– La congruencia entre el retorno que genera la maquiladora, las funciones que realiza y los riesgos que asume. Como ejemplo podemos mencionar la eliminación y/o neutralización de los efectos cambiarios e inflacionarios generados durante el ejercicio fiscal.

– Que los costos y gastos incurridos en la actividad se vean reflejados en la base utilizada para la determinación de los ingresos por dicha actividad, es decir, que dicha base incluya todos y cada uno de los costos y gastos directamente relacionados con la actividad de maquila, por ejemplo, la depreciación actualizada de activos y las provisiones.

– En las empresas maquiladoras que llevan actividades distintas a la de maquila, por ejemplo, ventas y/o distribución de productos en territorio nacional, actividades de arrendamiento y prestación de servicios, que la segmentación de la información financiera sea consistente y razonable según las funciones que realiza, los activos que utiliza y los riesgos que asume.

– La correcta determinación de la utilidad fiscal conforme a lo establecido en la fracción II del Artículo 216-Bis de la Ley del Impuesto sobre la Renta (Safe Harbor) así como los valores utilizados para la determinación de dicho cálculo.

– Que la aplicación del crédito fiscal del Impuesto Sobre la Renta que se otorga mediante el Decreto de Maquila publicado en octubre de 2003, sea calculado únicamente con información relativa a la actividad de maquila y no a actividades distintas.

En relación a los puntos anteriores, y según lo que la propia ACFPT ha manifestado en diversos foros, actualmente están llevando a cabo un programa de fiscalización de PT a maquiladoras en las que se ha detectado riesgo de incumplimiento con cualquiera de los puntos anteriores. Sin embargo, el enfoque más importante de planeación y programación de la ACFPT es la conversión de empresas manufactureras y/o empresas que fueron catalogadas como PITEX, a empresas maquiladoras con el objetivo de disminuir la utilidad sobre la cual tributan en territorio nacional mediante el traspaso de funciones, activos y riesgos a otras empresas, sino también con el objetivo de hacerse acreedores al beneficio que otorga el decreto. Todo lo anterior, sobre la premisa de no haber obtenido una contraprestación acorde que compensara la cesión de los elementos que se aquí se mencionan y, por ende, de las utilidades que generan.

Es nuestra recomendación que las maquiladoras tomen en cuenta los conceptos anteriores y que realicen un análisis detenidamente de los criterios que están aplicando, que determinen si dichos criterios coinciden con los de la autoridad y que evalúen las posibles contingencias. Es decir, un ajuste en materia de PT (Impuesto Sobre la Renta (ISR), actualización, recargos y las multas), así como el costo que conlleva una revisión por parte de las autoridades desde el punto de vista económico y administrativo, además de su potencial litigio.

*Socios de las áreas de maquiladoras y precios de transferencia, respectivamente, de KPMG en México