IMCP

Fundado en 1923 y conformado actualmente de 60 colegios de Contadores

Publicaciones

  • Imprimir
  • youtube

Una mala implementación del programa de centralización de compras de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) podría generar un cuello de botella que retrase aún más la ejecución del gasto de gobierno, consideró el Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP).

Moisés Alcalde, presidente de la Comisión de Revista del IMCP, refirió que si bien la apuesta del nuevo gobierno es positiva para generar ahorros y cerrar la puerta a la corrupción en las compras gubernamentales, “no se puede hacer de la noche a la mañana”. Además, la adquisición de material especializado se debe hacer de la mano de personal con conocimiento técnico de la dependencia destinataria y que toda licitación sea transparente y abierta al público.

De acuerdo con el reporte de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, durante diciembre cayó 25.3 por ciento la emisión de gasto programable, un tema que es propio del arranque de toda administración. Sin embargo, generar el crecimiento que requiere el país hace necesario agilizar la ejecución del gasto, añadió Alcalde.

“Una preocupación latente en estos procesos de centralización de compras, es la eficiencia del proceso, la rapidez con la que se haga la licitaciones públicas. El concentrar súbitamente todos los procesos de adquisición de un sector central tan grande y también parte de un sector estatal tan amplio, puede generar un cuello de botella que entorpezca los procesos de adquisición”, dijo.

Hasta el momento, detalló que el proceso de licitaciones tal y como está requiere de mucha coordinación en todos los ejecutores de gasto. Aún con ello, el procedimiento más rápido, como las compras de papel bond para oficina, puede tardar mínimo 45 días.

Ahora, para compras más especializadas, el sólo generar las bases licitatorias y anexos técnicos requiere meses y un análisis detallado de especialistas en la materia. “De manera tal, que centralizar ese tipo de licitaciones podría, si no se hace adecuadamente, entorpecer o retardar un poco el ejercicio del gasto”, añadió.

En otras temas, Mario Morales, vicepresidente fiscal del IMCP, destacó que ya se notan los efectos de la eliminación de la compensación universal entre las empresas. El esquema que facilitaba a los contribuyentes pagar ISR a través de IVA, ahora implica a las firmas buscar financiamiento puente mientras logran obtener la devolución de sus saldos a favor.

En ese sentido, dijo que era positiva la propuesta de los legisladores Minerva Hernández Ramos, José Luis Pech y Alejandro Armenta Mier, que busca dar una constancia de cumplimiento a contribuyentes regulares para que puedan hacer uso de la compensación.

Por otro lado los contadores públicos presentaron el Índice Mexicano de Confianza Económica (IMCE) que al mes de enero retrocedió 3.15 por ciento. El revés fue resultado principalmente de un debilitamiento de la Situación Actual, que restó 5.52 pro ciento y la Situación Futura que lo hizo en 0.44 por ciento.

De manera similar, el IMCE retrocedió 3.27 por ciento respecto al mismo mes de 2018, a causa de una reducción anual de 1.14 por ciento en la Situación Actual y de 5.48 por ciento en la Situación Futura del país.

Entre los mayores obstáculos para el crecimiento de las empresas, destacan las condiciones de inseguridad en el país, la falta de capital y la corrupción.

Liga La Jornada clic aquí