IMCP

Fundado en 1923 y conformado actualmente de 60 colegios de Contadores

Publicaciones

  • Imprimir
  • youtube

La figura de los acuerdos conclusivos, para que contribuyentes y autoridades fiscales arreglen sus discrepancias han sido un éxito, de acuerdo con la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon).

En el informe de ocho años de gestión de Diana Bernal al frente del ombudsman fiscal, destacó la efectividad de este procedimiento, el cual desde el 2014 ha registrado más de 10,000 solicitudes.

Los acuerdos conclusivos son un medio de justicia alternativa, creados en el 2014, que permite a los contribuyentes y a las autoridades fiscales arreglar sus diferencias de manera consensuada a través de un procedimiento ágil y moderno, en el cual la Prodecon interviene como mediadora y rectora del procedimiento.

Dichos acuerdos se generan tras las auditorías que llegan a hacer las autoridades fiscales a los contribuyentes, ya que algunas veces los causantes no están conformes con las sentencias a las que llegan.

“Desde que la Prodecon inició sus funciones en septiembre del 2011, se presentaron múltiples procedimientos de queja con un común denominador: descontento de contribuyentes auditados que estaban inconformes con los hechos u omisiones consignados en la auditoría y que en opinión de los auditores entrañaban un posible incumplimiento a las disposiciones fiscales a su cargo. Tal situación originó que Prodecon se diera a la tarea de diseñar un nuevo medio de justicia alternativa que permitiera a los contribuyentes encontrar una solución integral, definitiva y consensuada con las propias autoridades”, destacó en el documento.

Es un modelo a replicar: ONU

Anteriormente, la Organización para las Naciones Unidas (ONU) reconoció a los acuerdos conclusivos como un ejemplo a seguir a nivel mundial, para arreglar disputas entre los diferentes fiscos, ya que son una “herramienta eficaz para resolver disputas fiscales”.

“Se escogió a México como una experiencia a seguir, como un modelo a replicar no sólo a nivel interno en los países, sino para que este procedimiento de mediación pueda replicarse y adaptarse a las disputas fiscales entre países, sobre todo porque hoy en día no existe un tribunal supranacional que ayude a los países a resolver sus diferencias”, explicó.

En su momento, el Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP) subrayó que con esta figura es más fácil que los contribuyentes regularicen su situación fiscal y cumplan con sus obligaciones.

Instrumento del nuevo milenio

“El acuerdo conclusivo es reconocido hoy como el instrumento del nuevo milenio que permite a las autoridades fiscales y contribuyentes, solucionar de manera integral, transparente y consensuada, contingencias fiscales complejas, sin la necesidad de agotar juicios largos y costosos”, destacó la procuraduría.

Desde el 1 de enero del 2014, de las más de 10,000 solicitudes que han presentado los contribuyentes 67% ha tenido eficacia.

“En esta justicia alternativa, lo que hemos privilegiado es que de cada tres acuerdos, por lo menos dos sean favorables a los pagadores de impuestos (…) la justicia alternativa debe empezar a consolidarse como una justicia altamente eficiente, que con base en resultados pueda brindarle a los contribuyentes una solución a sus problemáticas”, informó en su momento Luis Alberto Placencia Alarcón, subprocurador de Asesoría y Defensa del Contribuyente de la Prodecon.

Ésta destacó que los acuerdos conclusivos no sólo han ayudado a los contribuyentes, sino también al Servicio de Administración Tributaria (SAT) a la recaudación de impuestos.

En su informe, destacó que logró aprovechar las plataformas tecnológicas del SAT, como el Buzón Tributario, en beneficio de los pagadores de impuestos.

Los más frecuentes

Uno de los casos más frecuentes por los cuales los contribuyentes acuden a los acuerdos conclusivos es porque la autoridad no identificó los ingresos acumulables, incluso cuando se expidió una factura.

Asimismo, los causantes acuden a esta figura ante el rechazo de deducciones que están amparadas por los comprobantes fiscales, ello porque los auditores pueden incluso dudar de la materialidad de las operaciones.

“Igualmente, se tiene un incremento considerable en solicitudes de acuerdo conclusivo relacionadas con el rechazo de deducciones amparadas en comprobantes fiscales emitidos por contribuyentes que han sido publicados en los listados de entidades que facturan operaciones simuladas (EFOS)”, detalló la Prodecon.

En lo que se refiere a los grandes contribuyentes, éstos acuden al ombudsman fiscal por auditorías relacionadas con los precios de transferencia, regalías, asistencia técnica, y pagos por publicidad respecto de marcas que no pertenecen al pagador de impuestos auditado.

En tanto, las solicitudes de acuerdos por auditorías realizadas en comercio exterior se deben a la regularización de mercancías importadas temporalmente que no fueron retornadas en tiempo y forma al extranjero.

Liga El Economista clic aquí