IMCP

Fundado en 1923 y conformado actualmente de 60 colegios de Contadores

Publicaciones

  • Imprimir
  • youtube

Durante las últimas semanas se ha discutido mucho si la economía Mexicana entró o no a una recesión económica. El día de hoy, gracias a la estimación oportuna del crecimiento del producto interno bruto (PIB) del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi), podemos hacernos una idea. El Inegi indica que el PIB aumentó 0.1% en términos reales de abril a junio de 2019 en comparación al trimestre previo, ya ajustado por estacionalidad.

Las actividades del sector terciario, o de prestación de servicios, aumentaron en 0.2%, mientras que las primarias, o extractivas, cayeron 3.4%. Las actividades secundarias, o la industria, no mostró variación alguna.

Si comparamos el segundo trimestre de 2019 con el de 2018, el incremento real fue de 0.4%. Respecto a este mismo periodo, las actividades primarias aumentaron 1.7%; las terciarias 1%; las secundarias disminuyeron 1.6%.

¿Hay recesión?

La definición informal de una recesión consiste en tener dos trimestres consecutivos con una disminución en la actividad económica. Como el trimestre pasado la economía se contrajo en 0.2% respecto al trimestre inmediato anterior, una disminución en el segundo trimestre implicaría una disminución en dos trimestres consecutivos, por lo que habría recesión técnica. El incremento en el segundo trimestre fue minúsculo, del 0.1%, pero podemos descartar una recesión por ahora.

No hay que cantar victoria

Las cifras dadas por el Inegi el día de hoy son tentativas. El 23 de agosto serán publicadas las cifras definitivas, por lo que la situación podría cambiar.

Entre las causas que se han invocado para explicar la desaceleración de la actividad económica, y por la cual se esperaba una recesión, están el subejercicio del gasto público. De acuerdo a Moisés Alcalde Virgen, presidente de comisión del Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP), hace un mes el subejercicio era de unos 100 mil millones de pesos, el cual calificó como “el más grande del siglo XXI”. Otro factor de relevancia es la falta de confianza de los inversionistas, ante la falta de certeza generada por el presidente, Andrés Manuel López Obrador.

Liga El Contribuyente clic aquí