IMCP

Fundado en 1923 y conformado actualmente de 60 colegios de Contadores

Publicaciones

  • Imprimir
  • youtube

El costo del transporte público no tendría que aumentar el próximo año, pues existe un estímulo fiscal a este sector que radica en la devolución del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) que se cobra al diésel, explicó José Antonio Meade Kuribreña, titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

“Ese elemento de apoyo al transporte público formal, que estaba presente antes y que se mantendrá presente, ha permitido absorber los incrementos en el precio de la gasolina sin que impacte a la estructura de precios del transporte público, por lo que no tendría por qué aumentar”, dijo en entrevista televisiva.

El costo de litro por diésel se ha incrementado 28 por ciento, en lo que va de la actual administración federal, y no ha habido aumentos en el costo del transporte público, explicó.

“(Éste estimulo) se ha mantenido en el pasado justamente porque tenemos un esquema en donde le damos un apoyo al transporte público formal para que pueda acreditar junto a su pago de impuestos, el impuesto implícito en el caso del diésel”, dijo.

El precio por litro del diésel tiene 3 tipos de IEPS: el federal, el estatal y el ambiental, el federal es el que se puede acreditar ante Hacienda para su devolución, explicó Juan Manuel Franco, integrante de la Comisión Fiscal del Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP).

Para enero de 2017, el IEPS federal por litro de diésel será de 3.58 pesos. Cuando el precio de este combustible se liberalice la cuota federal será fija y será de 4.73 pesos por litro.

Este estímulo fiscal es otorgado para los contribuyentes que adquieren diésel o biodiesel para su uso en la transportación automotriz de personas, de carga y turismo. Fue aprobado por las cámaras de Diputados y Senadores el octubre pasado. Se puede consultar el artículo 16, fracción IV de la Ley de Ingresos de la Federación 2017.
Meade consideró que debido a las alzas y bajas que habrá en las gasolinas y diésel, el efecto precio-inflación se irá atenuando. “Lo que no implica cambio en la expectativa de inflación”, aseveró.

Liga El Financiero clic aquí