IMCP

Fundado en 1923 y conformado actualmente de 60 colegios de Contadores

Publicaciones

  • Imprimir
  • youtube

El aumento al salario mínimo en la frontera norte y en el resto del país, debe contar con disposiciones adicionales que equilibren la carga fiscal para patrones y trabajadores, para evitar distorsiones laborales, consideró Mario Morales López, vicepresidente fiscal del Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP).

A partir de 2019, el salario será de 102.68 pesos diarios y para la nueva Zona Económica Salarial de la frontera norte del país, de 176.72 pesos diarios. Según el experto, tener un salario mínimo diferenciado entre la región fronteriza y el resto del país podría generar una posible distorsión en las negociaciones laborales de las empresas.

A nuestra consideración, debe unificarse el salario mínimo a nivel nacional”, comentó Morales, quien coincide con la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

SUGERENCIAS

Las recomendaciones del IMCP es que se ajusten las tablas del impuesto sobre la renta (ISR) a los salarios, para neutralizar el efecto fiscal al incrementar el mínimo, así como la del subsidio al empleo para restablecer el monto neto que reciben los trabajadores con motivo del ajuste salarial.

Asimismo, Morales López dijo que deben establecerse mecanismos para moderar el costo de las cuotas al IMSS y al Infonavit que los patrones tendrán al incrementarse el mínimo, pues dicho costo también podría verse afectado al alza.

Desde la administración anterior hemos sugerido que se regrese la deducibilidad al 100% de las prestaciones exentas de los trabajadores, las cuales se redujeron con la entrada de la Reforma Fiscal de 2014”, sostuvo el experto.

Mario Morales enfatizó que también se corre el riesgo de que las empresas pierdan competitividad en el resto del país, frente a la disminución del IVA y el ISR que se propuso para la franja fronteriza con Estados Unidos.

Advirtió que si no hay mecanismos de definición sobre cómo aplicarán las reducciones de impuestos las empresas podrían optar por cambiar el “domicilio fiscal” y no la parte operativa a la zona fronteriza, dejando un boquete fiscal en la recaudación.

Liga Excélsior clic aquí