IMCP

Fundado en 1923 y conformado actualmente de 60 colegios de Contadores

Publicaciones

  • Imprimir
  • youtube

Uno de los empresarios más importantes de la construcción me dijo ayer que no acudirá al anuncio que hará el presidente Enrique Peña Nieto en Mérida para lanzar su plan de infraestructura. El empresario enviará a un representante. Minutos antes me había confesado que aunque el gobierno peñista estaba apoyando al sector, en su empresa había desesperación porque no se han liberado los proyectos y los recursos para la construcción.

De acuerdo con declaraciones de la Cámara Nacional de la Industria de la Construcción, este sector ha experimentado una sensible caída hasta de más de 5% en alguno de los primeros meses de este año. Incluso se ha dicho que será hasta dentro de un año cuando empiece la recuperación.

El sector empresarial tiene dudas sobre tres temas: (1) la velocidad con la que el actual gobierno instrumentará las licitaciones para construir trenes, puertos, aeropuertos, carreteras, túneles y terminales de cruceros; (2) la transparencia con la que se asignarán los contratos ganadores —particularmente porque no hay avances sustanciosos en cuanto a la prometida Comisión Nacional Anticorrupción—; y (3) la inseguridad, ya que éste sector es altamente sensible a esa problemática.

Suena muy bien que tengamos un tren que conecte a la capital con Toluca o con Querétaro. También es apetecible el tren que correrá por la Península de Yucatán; la ampliación de puertos como el de Manzanillo o Lázaro Cárdenas; o que Nuevo León tenga más metro. No obstante, es altamente probable que el peso informativo del anuncio de Peña se concentre en la posibilidad de tener un nuevo aeropuerto para la capital (o una ampliación del actual AICM).

 

Con una economía que crecerá apenas 2.6 % este año según el Instituto Mexicano de Contadores Públicos, y con expectativas que están dejando de lado el entusiasmo con el que inició el sexenio, resulta clave que el presidente recupere el ánimo de los empresarios con los anuncios que dé en esta materia. Es vital que abra de una vez por todas la llave de los recursos públicos y que desvincule el desempeño de la economía del país de los acuerdos (o desacuerdos) del Pacto por México. En las infraestructuras tiene una herramienta idónea para lograrlo.

Link El Financiero clic aquí